Saliendo con un tipo feo

Una chica hermosa saliendo con un tipo que “no la merece”. ¿Por qué sucede esto? ¿Por qué una mujer decide salir con alguien que no está a “a su nivel” o peor aún, con un patán? Lo que sucede es que hemos crecido con el Condicionamiento Beta, el cual nos hace imposible ver lo que en realidad está ocurriendo “tras bambalinas”. Te deseamos lo mejor, Un abrazo grande! Feo: Te has sometido a una vasectomía hace cinco año Chistes graciosos: Lo bueno, lo feo y lo malo Ocio. Bueno: Tu hijo está saliendo con alguien nuevo. Veras,soy un chico joven de 12 años y estoy colado por una chica que cuando yo estuve saliendo con ella a mi simplemente me atraia y. Con un abrazo de amistad en la distancia, te damos la bienvenida a este nuestro rinconcito de amor. Chuchi es escritora, tallerista motivacional, coach, médico de la risa y Líder en Yoga de la Risa. Saliendo con un chico sabios que radica en México. Su misión en la vida: Anterior 10 errores que suelen cometer las mujeres de mediana edad. Este es uno de los temas delicados, que aún es un tabú del cual muchas personas no desean hablar, pero que en realidad pasa diariamente. Te puede interesar: Cosas que hacemos las mujeres que alejan a los hombres Pero hay que entender los motivos que nos lleva a salir con un hombre casado. 2 Nov Entonces prefieren andar con un chico muy feo porque saben que es poco probable que una chica se le acerque a su macho, es decir, si a ellas .. que me gustaba decía que 'no le gustaba', pasaron un par de meses, y terminó saliendo con un mono (y sin exagerar): gordo, petiso, y feo el hijo de puta. 15 Mar hola,si alguien pudiera darme su opinion la agradeceria mucho puesto que no lo ... 2) Un tipo lindo que toma cerveza en porrón es cool, un tipo feo que toma cerveza es un gordo grasa, borracho de mierda, impotente, desempleado y golpeador. . 3) Un tipo lindo saliendo con una mujer muy bonita puede ser puto, un tipo feo saliendo con una mujer bonita o tiene la pija larga o tiene plata o directamente es un hijo de puta. .

Aquellas veces que vi a la muerte.

2020.08.01 05:57 vicvegajuas_36 Aquellas veces que vi a la muerte.

Supongo que para estar al borde de llegar al 20% de mi vida (suponiendo que no muera antes de los 80) la muerte ha estado muy presente en mi corta vida. Tengo 5 "historias" que creo que valen la pena contar. En cada una el miedo estaba presente, y más que nada en la última. Pero empecemos por el principio.
Si no mal recuerdo, la primera experiencia que tuve fue con algún pez. Siempre he sido un fan de la acuariofilia. Obviamente que a mi temprana edad de 3 o 4 años no podía meter mano en la pecera, ese era un asunto más de mis padres. Pero era el que más la miraba. Vaya, que mi vista estaba perdida en ese tanque lleno de peces coloridos y hermosos. Y sin venir a cuento, miro por donde la vista usualmente no llega, y ahí está... Un pez que le han arrancado la cabeza mientras es devorado por los demás. Por aquellos compañeros con los que compartió su vida. No sabía muy bien qué pasaba, así que lo trataba de ignorar, aun cuando me daba cierto disgusto.
Pero eso solo fue el principio. Me gustaría que, en beneficio de la narrativa pudiera ir subiendo las cosas poco a poco, pero la vida no me dejó. Mi siguiente experiencia fue no un peldaño más arriba, sino un piso.
Vacaciones, en algún punto entre 2009 y 2011. Un pariente lejano fue asesinado a tiros. Yo no sabía quién era, ni siquiera a que familiares debería apuntar la mirada para medianamente comprender a quienes estábamos yendo a visitar al otro lado de país. Un viaje en carretera sorprendentemente divertido de unas 7 horas fue lo primero que me tocó. Hasta hubo una "canción de viaje" (Vuela Vuela, de Magneto. Aunque estoy seguro que realmente me estoy equivocando). Vamos, que por al menos un rato, todo parecía un viaje de vacaciones. Hasta que llegamos a una parte donde un cartel verde enorme anunciaba en una forma medio tenebrosa el nombre de aquel pueblo. Recuerdo que, casi de forma automática, apagaron la música. Pregunté el por qué, y la respuesta fue "Respeto al muerto"
No creo que pueda entender, incluso aun hoy en día el porqué de eso. No creo que ningún muerto pierda el tiempo en ir a regañarte, gritando "¡Apaga tu puta música, o no me muero!" Da igual.
Y la duda en mí no paró. Llegamos a la casa de esas personas una hora después. Me quedé pensando si el muerto me estaba oyendo. Y en el momento que una nota saliera del auto, reviviría o algo. Llegamos a la casa de la madre de este chico, todo era lúgubre. En este hermoso país (México), la muerte es diferente en cada lugar. Hay algunos que celebran casi de forma literal, va medio pueblo, tiran cohetes, sirven comida... y en otros es más ligero. Entierra y vámonos. Esa vez, era lo primero. Dios, pero vaya que era raro. Medio mundo estaba pálido. La madre del chico no la recuerdo mucho, pero era la que mejor se lo tomaba por lo que podía ver. Y ahí estuve, preguntándome si debía estar triste, o normal por una persona que ni siquiera sabía cómo era su cara, pero cuyo cuerpo en medio de la casa, guardado en una caja blanca. (y la vida me enseñaría, casi una década después de lo mal que estaba en sentirme "normal" ante la muerte de un desconocido, pero en un momento vamos a eso)
Siguiente día. Toda la familia está con mejor "ánimo". Era hora de llevar el cuerpo. Llegamos al cementerio, y nosotros nos mantenemos alejados del lugar de la familia. Y la madre, abrió el cajón, miró el cadáver, lloró, y lo cerró. Fue algo corto. Pero mi mente me ponía esa morbosidad de querer ver el cuerpo. Pensaba que aún tenía agujeros, o que estaría sangrando. Cierran finalmente ese cajón, y con una grúa, en un hoyo probablemente hecho en la madrugada, metieron el cajón. Ahí pasaron muchas cosas que pude comprender a medias. Alguien se tira a ese hoyo, lleva una especie de jícara con lo que creo que eran gusanos, y los coloca dentro del ataúd, abriéndolo lo justo para meter eso. Después, a todos nos dan una rosa. Aun me pregunto qué estaba pasando por mi cabeza, pero sentía que era un juego. Quien pudiera tirarla en el mero centro del cajón, ganaba. ¿Por? No lo sé, ideas retorcidas de un niño. Y se acabó. Cuando nos largamos de ahí, ya en la noche, me puse un poco feliz.
Al fin podía escuchar música de nuevo.
El tiempo pasó, e ignorando a la muerte de un perro que convivió con nosotros menos de una semana, y uno que otro pez... todo estaba tranquilo.
Lo más cercano que llegué a ver a eso, fueron mis propios intentos de matarme. No, nunca fue nada peligroso, pero supongo que estuve cerca. Lo peor que me pasó es que me drogué con unas pastillas que ni siquiera sabía para qué eran. Y, ahora que lo pienso, diablos. Tenía unos 9 años cuando eso pasó. En ese momento estaba mal, pero no sé qué me llevó a pensar a hacer eso. Supongo que la idea de que jodería a todos haciendo que no pudieran escuchar música por semanas jeje. Y lo peor no me llegaría, eso sería para la secundaria. Pero eso ya es harina de otro costal, otro costal feo y enorme.
Mi abuela falleció a la mitad de la secundaria. No te engañaré, era una persona que amaba mucho. No solo por la gran persona que era, si no por su relación conmigo. Vamos, que era el nieto preferido (de entre unos 15) y era un honor. Más que nada creo que porque éramos amigos. Buenos amigos...
Todo fue repentino. Esteba en el cine junto a mi papá en una noche de jueves, viendo el estreno de "Star wars: Los ultimos jedi", y mi madre le habla a mi padre. Me dice con cierta tranquilidad que mi abuela está mal, y si deberíamos salirnos e ir a verla. Pero su tono de voz era muy casual. Demasiado... No era la primera vez que ella se ponía mal. Venga, que ya llevaba 85 primaveras. Así que le dije que mejor la buscaríamos mañana.
Viernes. Es un día espectacularmente feliz. Tenía mi clase favorita, a mis amigos, y simplemente era el hecho de ser viernes. Pero a la salida veo a mi madre, vestida de negro. La saludo, y la noto muy seria. Mi primera pregunta, era como estaba mi abuela. No hay respuesta. Insisto. No hay respuesta. Me enojo un poco, y tratando de dejar de lado ese pensamiento que estaba dominando mi cerebro le pregunto una vez más. Todos los hijos conocemos a ese lado inusual de nuestros padres, aquel lado frio e incómodo. Y ese lado se manifestó al decirme que me diría en el auto.
Y sentado, un poco mareado y con mi corazón desbocándose fue como me enteré que mi abuela había muerto. Trataron de decirme de una forma dulce, pero creo que fue para peor. La verdad, fue todo muy triste al principio. Y fue por un par de años la vez que más miedo pasé. Llegar a una funeraria, y entrar a aquella sala privada, con mis familiares llorando y vestidos de nuevo de negro.
Pero cuando el miedo llegó sin avisar, fue cuando mi madre me obligó a ver al cadáver de mi abuela. Me resistí. No quería. Definitivamente no. Pero, una cuestión de religión, o, quizás la necesidad de que yo también sufriera lo que todos pasaban, tuve que verla tras ese cristal. Y ahí estaba. No sé qué decir realmente sobre esto. Se veía en paz al fin. Y eso era un poco reconfortante.
Las horas pasaron, y más gente llegaba. Hubo un rezo, en la última noche. No aguante. No, no podía soportar estar por media hora rogando porque el alma de mi abuela no fuera al purgatorio. Era algo horrible. Y, con todo respeto a la gente que cree en dios, todo aquello fue una de las razones por las que hoy en día me considero agnóstico. Ese tiempo durante el largo rezo fue horrible. No me sentía "agarrado" por dios. Me sentía simplemente abandonado, rezándole al aire por el alma de una persona que en vida fue un pan de... dios.
Pero llegó el siguiente día. Al entierro llegaron, al menos creo yo, más de 70 personas. Ahí me di cuenta de una cosa. Por más triste que fuera la cosa, mi abuela tuvo 85 años para hacer lo que quisiera con su vida. Y se veía reflejado en la cara de los demás. Más de 70 personas, deprimidas por la partida de una persona así. Y ahí... ahí más que nada empecé a sentir respeto. Su tiempo en esta tierra había terminado, pero la había usado para ser una gran persona. Y para sacar a adelante a los demás. Y, cuando la enterraron encima de mi abuelo, quien se había adelantado hacía más de 18 años, si, estaba llorando... pero al mismo tiempo no podía sentirme tan orgulloso y suertudo de haber compartido una buena parte de mi vida con alguien así.
Al menos yo sí... porque mis tíos... tremendos bastardos. Me reía de los chistes de los terrenos de la abuela, pero santo dios. No creía que en menos de 72 horas tras estar bajo el suelo, mis familiares mostrarían su verdadera... saña.
Cuando la navidad llegó, la familia estaba destrozada. Y no tenía miedo de que jamás nos veríamos de nuevo. De hecho... me sentía tranquilo al entender lo pendejos y roñosos que eran.
La muerte quiso divertirse una vez más. Y, en menos de un año, se llevó al tío más veterano. No habría pasado un mes de la muerte de mi abuela cuando el cáncer llegó.
Él fue una buena persona durante 60 de sus 61 años vividos. Pero cambió. No sé si culpar a algo en específico. Pero simplemente, algo salió de él. La verdad es que no me daría miedo decir que fue un poco cabrón un par de meses antes de la tragedia. Pero es lo que hay con la muerte. Y mi tío, mi tío sabía cuándo moriría. No creo que estuviera listo para ver a la muerte de frente los primeros meses (de ahí porque se convirtió en un cabrón), pero al final, él y su familia lo aceptaron. Y, la vida, como queriendo jugar con nosotros, de nuevo nos informó con una llamada mientras que estábamos viendo una película, de que estaba grave. Pero al menos esta vez, estábamos seguros de que "eso" pasaría.
Supongo que la historia se repite en gran parte. De nuevo entre a una funeraria llena de gente llorando, y de nuevo me obligaron a ver su cadáver. Si, se veía muy diferente a aquel tío que conocí en las reuniones familiares, fiestas y quien había sido la primera persona en darme dinero por trabajar.
No me sentía tan mal. De hecho, me sentía mal por no sentirme mal. Y peor aún me sentía porque me reí en su funeral. Estaba con una buena amiga, y la verdad, solo tratamos de animarnos un poco. No, no me burlaba de él. Si no, solo trataba de buscarle la irreverencia a todo esto. Además, si no lo hacía, mi ansiedad me mataría. No soporto los funerales. Es un NO para mí. Ese rollo de tener un cadáver rodeado de gente me parece medio diabólico. Más para ser algo usual en la religión. Aquí solo puedo decir que me sentí... triste de nuevo. Pero, también un poco... ¿agradecido? Por el hecho de que dejó de sufrir. Y, eso siempre es bueno.
Pero nada me prepararía para ver la transformación de la muerte en carne propia.
Pasaron 2 años. Y finalmente estaba en la preparatoria. No me iba mal. Me sentía en un lugar donde, aunque aún estaba la inmadurez clásica de adolescente, no todos eran unos sínicos de morondanga. Las personas que odiaba se habían ido, y aquellos que no, pareció que el hecho de que los "malotes" dejarán el colegio, les había dado la libertad para actuar como eran realmente.
Llega el día. Viernes, última clase. Aquel maestro de Física que era apodado de forma cariñosa como "Frozono" por su aspecto ridículamente parecido al personaje de Pixar dejó un proyecto:
Ir a un parque de atracciones y hacer los cálculos para medir cuanta velocidad hace un juego.
¿Sencillo, no?
Además, iría con mi equipo de física. Sería la primera vez que saldría con mis amigos un día entero por decisión propia (bueno, obligada por un maestro solo un poco).
Sentí un poco como si creciera. Que ya estaba haciéndome el "adulto" (con 14 años...)
Y llegó el sábado. Inclusive me levanté temprano ese día. Salí con mi madre y llegué al lugar donde debíamos ir. Y los encontré en la mera entrada. Nos saludamos, reímos y entramos... sin saber que habíamos entrado en una ruleta rusa de 20 personas.
Hicimos esa madre de experimento. Y, algo que noté desde el principio era que todo era viejo. Pero suponía que era normal, con la "historia" tan larga de ese lugar. Tras subirnos a ese juego, y tomar el tiempo, suponíamos que era todo. Pero, la única adulta que estaba en ese momento con nosotros, decidió que nos compraría un pase para todo el día. Su hijo es una persona solitaria, y se sentía feliz de vernos juntos como amigos.
Y el revólver con veinte balas comenzó a girar. Con las balas yendo y viniendo. Sin saber si dispararía las veinte, o si se atascaría...
Mi amigo estaba aterrado de mi propuesta de subirnos a todas las montañas rusas. Y yo quería empezar con la más vieja. Una bella montaña de madera blanca. Pero a él le aterraba. Y no lo negaré, a mí también. Pero yo estaba convencido que debía perderles el miedo. Por lo que di la idea de finalmente ir primero a la más nueva. Una de metal que parecía no tener más de 5 años ahí.
Vamos, y la fila es sorprendentemente corta. No más de 30 personas. Llegamos. Va la primera vuelta. Seguimos siendo treinta. Hablamos de cosas banales. Segunda vuelta. La fila preferencial nos mantiene con 25 personas. Ahora nos quedamos sin temas de conversación. Tercera vuelta. No había muchos en esa fila preferencial, por lo que ahora somos 16. Bromeo con la película de Destino Final 3 al ver bien el juego, que estaba en terrible estado. Risas. Silencio. Cuarta vuelta. Parece ser nuestro turno. Pero esa fila preferencial... esa cosa salvó a aquellos que pagaron un poco más. El número se queda así y seguimos de pie... Quinta vuelta. Durante esta, llega un par de parejas. Jóvenes. Nunca me dirigieron la palabra, pero automáticamente me cayeron bien. No llega nadie por la fila preferencial. Al fin vamos todos. Estoy un poco nervioso, pero sorprendentemente feliz para lo que estaba a punto de hacer. Los tres queríamos ir en la parte de atrás. "¡Se siente mejor!" o "está con madre el jalón"
Pero, hubo algo en mí, que me dijo que deberíamos respetar la fila. Casi cuando mis amigos estaban por entrar en el vagón. Y nos metimos al penúltimo. Ahora estaba muy feliz. Y la máquina comenzó a andar justo cuando el dichoso último vagón estaba siendo asegurado. Ahí iban esas dos parejas. El juego comienza. Una enorme cuesta nos presenta el camino. Y sin saberlo, el revólver ya estaba listo, cargado y apuntando. Llegamos a la bajada. El juego para un poco sin detenerse.
Y caemos. Empiezo a gritar. Estoy gozando esto. Estoy feliz. Ya no le tenía miedo. Bajamos a más de 60 kilómetros por hora. Tomamos una curva y el juego vuelve a subir.
Y caemos. Pero esta vez llega mi mayor miedo. Los loops. 2. Los tomamos sin siquiera darnos cuenta de lo que pasaba. Volvemos a subir una vez más a por el último loop.
Y caemos. Tomamos el loop, estoy gritando a todo pulmón. Una fuerza gigantesca provoca que mi cuerpo vaya hacia abajo. Un fuerte golpe se escucha. Mi pierna. Mi pierna duele mucho de la nada. Subimos de nuevo.
Y caen. Una pequeña bajada es tomada con mucha fuerza, pero la subida ya no. El tren empieza a columpiarse al no tener fuerza. Puedo levantar al fin la mirada.
Mi primer pensamiento fue que había sucedido un error. Que pronto volvería a su normalidad y terminaríamos el recorrido. Mi siguiente pensamiento fue que estaban ya preparándose para Halloween desde septiembre, ya que había un vagón estrellado en el suelo. Simulando un accidente.
Tuvieron que pasar segundos para que mi mente se coordinara con mis ojos. Ese adorno tenía a dos personas. Y aquel vagón no era un adorno. Hace menos de cinco segundos estaba detrás de nosotros.
A algo se dirige mi vista. Como cuando la pecera. A ese lugar incómodo donde la vista no debía ir.
Ahí estaba el pez. Solo que era el joven simpático. Y al igual que ese pez, le faltaba una parte de la cabeza. Sentí una coordinación bizarra, ya que cuando comprendí lo que estaba pasando, y empecé a gritar, todos los demás se me unieron.
Miré a mi amigo. Tenía sangre en la cara. De nuevo voltee a mirar el juego. La sangre estaba hasta lo más alto de este. Y vuelvo a mirar a ese joven. Está aún vivo. Con un espacio en su cabeza donde hay un charco de sangre, más otro que hay en el suelo con restos de carne. Y ahí fue la vez que más miedo sentí en mi vida. Estaba viendo por primera vez a la muerte en todas sus fases. Ví como el chico, desorientado y con su playera blanca que revelaba la cantidad de sangre que perdía, tratando de mirar a su pareja. Tratando de abrazarla. Tratando de levantar su cabeza, ya que por la posición del carro literalmente se le estaba saliendo el cerebro. Y finalmente, se dejó de mover, en los brazos de su novia.
Casi dos minutos después alguien se asoma a ver que estaba pasando. Cuando esas personas que parecían no ser las que deberían salvarnos, hacían lo que podían por sacarnos de ahí me dí cuenta de algo. Faltaban los otros dos. Y le preguntaba a mi amigo que tenía la cara pálida, y la sangre cayendo por su mejilla donde estaban. Nada. No hay respuesta. Y sin saberlo, uno de ellos estaba tirado un poco adelante del vagón, sin que ninguno de nosotros lo viéramos. Muerto. Y la otra chica, estaba viva, pero aun así tirada.
Nos quitan la seguridad y nos ayudan a bajar. Sigo aterrado por ver como ese tipo esta palidecía más y más con una cara perdida. Y su novia solo lo abrazaba. Aún caía la sangre de su cabeza.
Cuando pude bajar sentí el dolor en mi pierna. Casi tropiezo. Doy una mirada al charco de sangre. Y escucho algo que me parte el corazón. Una niña. No debía de tener más de 10 años. Le llora a su papá por que pisó un pedazo de cerebro. Alguien comienza a vomitar. Una guardia nos abraza y nos dice que todo estará bien. Y, como una última broma de ese macabro juego, miro al suelo tratando de tranquilizarme. Como en una película veo gotas de sangre que cada vez se hacen más grandes hasta que llegan a un pedazo de cráneo con un poco de cerebro. Con una voz débil le pregunto a la guardia si eso es lo que creo, a lo que me dice que sí, y que siguiera.
Nos encerraron en una habitación.
No revisiones médicas, ni tranquilidad.
No escucho nada. Mi cabeza repite una y otra vez la escena.
Cuando recuperé un poco el sentido de todo, solo era caos y más caos. Gente llorando. Gente abrazando a sus familiares. Mi amigo peleando con un guardia y la madre de mi amigo abrazándolo entre lágrimas.
Y al fin, tras lo que pudieron ser 5 minutos, pero se sintieron horas, comprendí lo que pasó.
Vi a alguien morir.
No creo que sea necesario detallar que pasó después. Simplemente tuvimos que salir corriendo de ese lugar. Tuve que dejar la escuela por un mes. Y tuve que tomar hasta una medicación. Me hundí en una depresión y la ansiedad me asesinaba.
Lo pienso, y es irónico. Pero la muerte por la que más he sufrido fue de un completo extraño.
Reflexionado un poco sobre esto, ya a casi un puto año de eso, aquí me doy cuenta de que esa fue la vez que más miedo pasé. No solo por la impresión. Fue algo tan fuerte que hizo que un escritor de horror, que le gusta escribir y ver escenas gore estuviera perturbado por algo así.
No solo porque el tipo murió en manos de su novia.
No solo porque no debía tener más de 20 años.
No solo por la sangre.
Si no por el hecho de ver todo. A lujo de detalle. Y pensar que de alguna forma esa persona estaba viva. Y además, por el hecho de que por nada pude haber sido el que hubiera tenido la cabeza partida. Por un largo momento me culpé a mí mismo. Que yo los había asesinado. Y que era mi culpa. El miedo estuvo conmigo por más de 5 meses. Empecé a verlo. Con la cabeza abierta, sangrando y parado en la puerta de mi cuarto en la madrugada. Ese mismo miedo me perturbó el sueño. Cada que soñaba, era lo mismo. Sangre y montañas. (Inclusive ahora, me tiemblan un poco las manos y me cuesta tantito respirar al escribir esto)
Y, si lo de mi abuela no me había hecho completamente agnóstico, esto si.
Todo mundo le agradecía a dios que estaba vivo. Cosa que creo entender. Lo que ya no, es que me pidieran que yo hiciera lo mismo. ¿Qué le voy a agradecer a dios? ¿Qué me salvó por alguna razón a mí, mientras dejaba que otros dos murieran en mi cara? ¿No pudo evitar todo desde el principio?
Lo dejé en claro. Dios me ha abandonado. Desde hace mucho tiempo. Y yo no tengo ningún problema con eso. Es más, me siento más libre. Y no pienso en creer en algo así. Pero por favor. No me hagan creer en que debo de estar en deuda o algo.
Como dijo en su tiempo el Sr. Ricky Gervais: "Al final se morirán tus padres, tus amigos, y tú"
Y como dijo... (¿Era un filósofo o un científico?) Una persona más inteligente que yo hace mucho tiempo: "El orden de los factores no afecta a el producto"
Juro por dios (espera...) que no quiero terminar en una nota baja porque puedo. Así que tomen esto como una nota cruda, realista y atemorizante que puede que casualmente sea baja.
La muerte es inevitable. Eso es obvio. Y cada quien la verá sí o sí. Si tienes suerte de que de alguna forma nadie de tus cercanos muera, tú lo harás. Ella nos está acechando. Y debemos vivir con eso. Ya ni siquiera creo que debamos actuar como paranoicos. Digo, no te estoy pidiendo que seas imprudente. Matate tú, no a otros. Y si es mejor, deja que algo más allá que tus propias manos lo hagan. No vale la pena. Y si lo vas a hacer, asegúrate de que funcione. Porque si no... Sigues vivo, y arruinado. Da igual. Solo hay dos formas de morir. Sabiendo que lo harás, o no. Vive la vida con prudencia. No te estanques en pensar que de algo hay que morir. Solo acéptalo y continua.
Estoy marcado por la muerte. Mi "corta" edad ya sirve para contar malas historias con ella. Y mi futuro estará ligado con ella. Me gusta el horror. Matar gente con solo el poder de los dedos. Y, además quisiera ser un paleontólogo. Básicamente investigar cosas que están tan muertas que son rocas. Rayos. Yo solo me metí el pie con esto. Mi mayor miedo, creo que no es que me muera, si no que los demás lo hagan. Y tremendas profesiones agarré para tener miedo.
Pero supongo que está bien. Al fin y al cabo la vida termina de un momento a otro. "Estás vivo" "¡Pues ya no, felicidades!"
Es, por más rudo que suene, es un 50% suerte y un 50% tu responsabilidad mantenerte vivo. Una ruleta rusa que te dará sí o sí. Creo que lo que quiero concluir es que por algo estamos vivos. Y también por algo nos morimos tan fácil. Al final eso no importa. Como dicen "Vales más por cómo viviste que por cómo moriste" Cuando estés en el suelo sangrando, en el hospital entubado, cayendo de un avión, o siendo prendido en llamas por un loco, al final solo valdrá la pregunta "¿Hice algo bueno con mi vida?
Y mirarás a la muerte directo a los ojos por primera y única vez, mientras todo se apaga lentamente y tu existencia termina...
submitted by vicvegajuas_36 to eldiario [link] [comments]


2020.06.30 23:39 coring_a hay una frase

Hay una frase en Internet; no one asked no one cares pero bueno, Hace mucho tiempo; cuando tenia 17 años, salía con tres chicas, una era de mi preparatoria, otra era del gimnasio al que asistia y la ultima de un trabajo entre días de la semana, en ese tiempo tenia una moto Suzuki de trabajo tipo Ax100 del 2003, era algo vieja pero la cuidaba y pues por ser el único chico con moto en la escuela me daba un poco de respeto sin pedirlo, además como eran tiempos tiernos en mi nuevo pueblo en el que llevaba apenas un año de gimnasio y de escuela pues era de otro estado, me daba cierta etiqueta de misterioso y atlético y todas esas estupideces de mujercitas, en fin, aunado en que en ese tiempo estaba muy metido con el rock pues vestia algo edgy y esas estupideces de adolescente lo que me hacía tu genérico chico malo con moto y de pocas pulgas (aparentemente), en fin lo quisiera o no; en realidad no pues siempre he considerado a las mujeres como escandalosas y ladinas, me hice popular entre las feminas, conforme avanzaba el tiempo conoci a la primera chica que era la del gimnasio, salía solo con ella por aburrimiento y pues si surgia algo podría enseñarme los frutos de hacer sentadillas, pasaron semanas desde la primera cita con ella y por ahí en la vigesima conoci conoci a la chica del trabajo pues empece a hacerlo debido a que quería mejorar mi moto de ese entonces, salía con ella por interés pues su padre curiosamente tenia un taller de motos asi que podía sacar provecho de eso además que la chica no era fea, es mas era algo asi como por encima del promedio, y pues los meses pasaron. Cuando inicio el nuevo ciclo escolar en agosto yo había empezado el 3er semestre y había ingresado a la escuela una chica nueva en mi mismo salón; era de Jalisco pero para mi sorpresa no era tan extrovertida o suficientemente femenina para los estandares de una mujer de tierra caliente (Zona en la que yo bibia pues estudiaba en Michoacan y Jalisco me quedaba muy aledaño), era una rara gustaba del entretenimiento japonés (manga, anime), eso si era muy inteligente incluso me duele decir que un poco mas que yo y; modestia aparte, yo era y soy bastante inteligente, pero lo que mas destacaba era su gusto por los videojuego y la guitarra cosa que descubri después ya cuando salía con ella, y no lo voy a negar era ese tipo de belleza “rara”, pues sin maquillarse (cosa que nunca hacia) se veía bastante linda además que tenia una figura que vaya que no era exuberante de hecho algo de tallas un poco mas pequeñas para mi gusto, en fin eso llamo mi atención pero no quise relacionarme con ella pese a que era la bicho raro del salón pues no hablaba mas que con una chica del salón y con casi nadie mas pues o se apartaba o la apartaban sobre todo las mujeres, estaba indiferente hacia ella y a unos cuantos mas del salón asi que al final paso esa sorpresa y me dio igual al final. La situación tomo un giro interesante cuando me llegue a dar cuenta que esa chica de mi escuela siempre me seguía cuando terminaban las clases, como lo comprobé, pues desde el principio siempre salio mas o menos tarde de la escuela pues me quedaba estudiando alrededor de una hora considerando que las clases acababan a las 3 de la tarde no regresaba a casa hasta las 4 y para comprobar mi teoría simplemente me durante 3 dias seguidos salía a diferentes horas cada una mas tarde que la anterior para ver si se marchaba luego de mi partida, mis conclusiones fueron acertadas y efectivamente mi stalker se iba hasta cuando me iba, un dia harto de ese leve acoso la confronte frente a la salida, se quedo su cara toda sonrojada y de boba cuando le dije que por que me seguía y dejara , empezó a disculparse y tonterias y me di cuenta de que no hablaba con nadie mas que con su amiga, creo que no se si fue por lastima o por curiosidad le pedi que si quería dar un paseo por la ciudad se ruborizo como una tonta y la subi a mi moto y de ahí empecé a salir mas o menos con ella después de clases, a la semana me di cuenta de lo que estaba haciendo, estaba saliendo con tres chicas al mismo tiempo por lo que al principio me sentía un poco mal por eso luego vi que podía divertirme y aprender algo bueno de esto asi que organice bien mi agenda a partir de ese dia al igual que las condiciones de las citas con cada chica para que nunca ellas o alguien relacionado a ellas se enterara que salía con otra chica a la vez, el plan fue perfecto durante el tiempo que quería que durara, a veces no salía por semanas con una chica para asegurar las cosas y aun asi no me botaron, al contrario cuando pasaba ese lapso parecía que me extrañaban mas que la ultima vez. Soy el tipo de persona fría, educada, estoica y seria y eso también se veía reflejado en sus acciones, aveces las trataba tan indiferente rayando en lo imbécil que esperaría que me botaran, pero para mi sorpresa nunca fue asi, casi nunca a ellas les regalaba cosas y si lo hacia eran cosas baratas yo siempre ponía las condiciones en la relaciones y mostraba mi enojo siempre cuando ocurría lo contrario obvio por mis reglas y moral jamas golpe o insulte a ninguna de esas chicas y lo que me sorprendio fue su paciencia conmigo y hasta su sumisión en algunos casos hacia mi cuando ocurren ciertas cosas y mas aun cuando había gente cercanos a ellas que las defendían por lo menos les advertían y aun asi ellas me daban por mi lado y de hecho en algunos casos se peleaban con esas personas por causa mia, no podía creerlo diferentes chicas de diferentes gusto, personalidades, inteligencias y estatus sociales se creían toda mi mierda y su dignidad por su chico malo que era yo, deban a ir hombres que enserio valen mil veces mas la pena en aspectos positivos como si fueran un juguete feo; ahí me di cuenta de como son las mujeres en realidad y hasta cierto punto me decepcione de eso pero luego lo acepte y hasta agradeci descubrir eso de que no me querían por mis principios, talentos, valores o sueños ellas solo querían su alfa, su macarra que los ponía sumisas contra la pared y no se que mierdas, fue divertido aprendi varias cosas importantes y me alegro de haber pasado por esa decepcion por decirlo de esa mane y reconozco que soy una mierda de persona en toda la extensión de la la palabra y la verdad me merezco que me hubiera ido muy mal en la vida pero no fue asi de hecho todo lo contrario.
Cuando decidí acabar con esto llame a las tres chicas que anteriormente me habían revelado sus sentimientos, la del gimnasio me pidió que si quería ser mas que su novio, la del trabajo me dijo que cuando terminara de trabajar quería casarse conmigo, y la chica de la escuela como era toda una rara me dijo que quería pasar el resto de su vida conmigo, esto en vez de hacerme sentir mal me decepciono, pese a que había sido una mierda de persona en toda la extensión de la palabra con ellas si rayar en lo ilegal o físico ellas querían seguir conmigo, no habían aprendido nada ellas, pero yo si, una vez convocadas en el mismo lugar que fue un restaurante con reservación en mesas muy cercanas una de las otras, paso el tiempo y por obviedades empezaron a hablar a su manera entre ellas, cuando vi que el tono de la conversación iba dirigido hacia mi y para evitar una pelea o que se fueran aparecí de mi escondite que era el baño de hombres y me aproxime a ellas, reaccionaron como predije, las clama como pude y empecé a explicarlo todo lo que había hecho, lo que pensaba, lo que realmente sentía y quería, paso lo evidente, la chica del trabajo me grito, me dio una patada en la pierna y se marcho llorando con enojo, la chica de la escuela se paralizo y se veía que partiría en llanto le dije con una voz suave pero dura que no olvidara lo que ella había hecho y lo que había hecho yo también, la del gimnasio lloro y se fue sin decir nada, curioso considerando que ella era extrovertida y aguerrida pensé que ella se me abalanzaron encima o me arrojaría toda clase de objetos pero no fue así.
Como eran ya fechas próximas a mi graduación pues me iba a ir a la universidad di mi renuncia al trabajo y ahí me encontré a la chica correspondiente, me despedí con suma formalidad y ella solo asintió con cara de “por que lo hiciste, enserio lo hiciste por esa razón”, me fui y continue con la rutina, desde el dia que paso lo del encuentro de las tres la chica de mi escuela dejo de ir a esta por plazo de casi una semana y cuando regreso lo hizo de una todavía mas introvertida y callada que cuando entro a la escuela la primera vez, cuando ocurria la situación en la cruzábamos miradas ella se me quedaba viendo un breve momento y luego desviaba la mirada con una sensación de tristeza por parte de ella; que patético siendo que en el fondo ella era mas valiente y segura con personas de confianza y ella mostro flaqueza en mi. Pero que pena, siguió el tiempo, y casi era el día de la graduación y recibí un mensaje de la chica del gimnasio diciéndome que me perdonaría la infidelidad con la única y simple condición de que si le prometia que ya no saldría con otras chicas, pero que patéticas no me pidió que cambiara mi mala forma de ser o que me disculpara de una gran forma con ella por la ofensa cometida, ella solo pidió eso se puede ser mas patético y pisotearlo que así, bueno supongo que asi era ella, que así son ellas, llego el dia de la graduación y asistí, recibi mis papeles y entre en la universidad en la Ciudad de Mexico, no se que fue de ellas y no me interesa solo espero que hayan encontrado la manera de seguir con sus vidas sin traumarse por lo que les hice, espero que no sean asi de debiles como para abatirse por es pequeñez, y que aprendi con todo esto, salía con chiscas hasta hace dos años actualmente tengo 24 y me di cuenta de algo las mujeres podrán ser hasta sus capacidades independientes y esas estupideces, pero en realidad todas las mujeres son muy iguales una de otra y se ve sobre todo cuando estas en una relación con una, solo tratan de controlarse de manera sutil y solo cuando eres el alfa, el macarra como yo y las pones en su lugar ni siquiera defiende su propia dignidad en pro de seguí con la relación no importa cual mujeres sea y eso incluye a todas siempre su visión de la vida es limitada y hasta cierto punto mediocre solo queren que les pongas su casita, nunca ven a las por lo que son sino por lo que pueden sacar de ellas o dime que pudieron haber sacado de una relación con una basura de persona persona como yo son tan engreídas y nunca creen que no tienen razón hasta que las calles con pura y
submitted by coring_a to copypasta_es [link] [comments]


2018.06.09 05:24 J4yC1 ¿Alguien ha oído hablar de los trabajadores sociales fantasma? [T]

El verano antes de sexto grado, los Servicios de Protección al Infante (SPI) empezaron a venir a checarnos mucho. Sé que usualmente los niños somos ciegos ante los errores de nuestros padres, pero aún ahora, quince años después, no puedo entender por qué vinieron.
Viví con mi mamá y mis hermanos gemelos en las afueras de la ciudad. Ese vecindario rural ahora ostenta precios de primer nivel. En aquel entonces, sin embargo, era una poco deseada y distante área en la que mi madre, quien era telefonista de la policía, logró comprar una enorme casa con más de un acre de bosque de robles.
Mi mamá trabajaba en las noches y constantemente hacía horas extras, así que pasaba la mayor parte de mi tiempo libre haciendo de niñera. Parte de mi lo odiaba, parte de mi no quería dejar de hacerlo hasta el día que muriera. Mis mejores recuerdos provienen de esa casa. Tardes de verano persiguiendo a mis hermanos por los árboles desde que el crepúsculo se volvía noche. Los inviernos se fueron echados frente a la TV viendo "El Secreto de NIMH" mientras el fuego que se suponía que no debía prender ardía agradablemente. Ahora daría lo que fuera por regresar.
La primera trabajadora social del SPI vino temprano en la tarde a mediados de Julio. Mis hermanos y yo estábamos en sillas de jardín tomándo Kool-Aid mientras una espectacular tormenta eléctrica rompía en el nublado cielo verde.
Nuestro vecindario entero estaba en una pendiente. Nuestros vecinos de enfrente vivían hasta arriba. Nosotros vivíamos cuesta abajo; el camino casi siempre estaba a nivel de nuestro techo. Me hacía sentir paranoica todo el tiempo. Observada. Así que cuando un mediocre auto negro se estacionó en nuestro frente, los pelos en seguida se me pusieron de punta.
Les dí un golpecito en los hombros a mis hermanos. "A la casa, chicos."
Phillip obedientemente dobló su silla mientras las primeras gotas tibias de lluvia caían al suelo. Patrick, por otro lado, me dio una mirada que podría derretir el acero. El cielo color cristal de mar se reflejaba extrañamente en su piel, pintándolo en enfermizos tonos de verde y gris. Agitó violentamente su botella de Kool-Aid. "Cuando me lo acabe."
Arriba en el frente, una puerta de auto se cerró.
"No, ahora." Dije enojada.
"Solo escuchala." Dijo Phillip, nervioso.
Patrick le dirigió una mirada furiosa que rápidamente se convirtió en incertidumbre.
Observé a mis hermanos ansiosamente, frustrada por haber sido dejada atrás. Yo fui quien tuvo que sacrificar todo por ellos, pero todavía era un extraña.
Pasos recorrieron nuestra larga y empinada entrada. Levanté la vista y vi a una mujer. Ella usaba un traje oscuro. El pelo largo le brillaba como oro viejo bajo el cielo tormentoso.
Cuando nos vio ahí parados, nos sonrió y se abrió paso hacia nosotros.
Se veía bien y era bastante bonita, pero mi corazón se cayó de igual forma.Ella frenó hasta detenerse frente a mí, con los zapatos aplastados en la hierba húmeda. Noté, para sorpresa mía, que era mas bajita que yo. "Hola. Soy la Srita. Milcom. Soy de Servicios de Protección al Infante."
Sentí mi corazón latir lento y bajo, de alguna forma, como si me hubiese enfermado. "¿Cómo?"
Phillip se puso detrás de mi hacia un costado y tomó mi mano. Sus ojos - que solo puedo describir como un ardiente tono castaño, casi del mismo color de su cabello - se posaron en él.
"Vine en respuesta a un reporte, ¿podemos entrar?"
Una sonrisa graciosamente impotente se pintó en mi rostro. Respuesta condicionada, supongo. Se supone que debemos ser amables con los adultos, después de todo. "Sí. Pero mi mamá no está en casa ".
Ella me dio una sonrisa de complicidad. Sus dientes brillaban en el extraño crepúsculo, verde malsano, subsumiendo el agradable marfil. "Solo entre tú y yo, ese es el punto".
La Srita. Milcom nos hizo sentar en la mesa de la cocina y le serví un poco de té helado. Lo aceptó agradecida, y luego empezó a hacer preguntas mientras Patrick golpeaba sus pies bajo la mesa.
"¿Pasas mucho tiempo con otros adultos que no sean tu madre?"
"Con la Srita. Herrera," soltó Phillip.
"¿Quién es ella?"
"Mi maestra. Me gradué del Kínder." dijo orgullosamente "No sé quien será mi maestra este año."
Ella sonrió. "¿Qué hay de ti Patrick?"
Él miró hacia abajo y murmuró.
"¿Disculpa?"
"El sr. Ball"
Mi carácter salió a relucir. "No está hablando de tu amigo imaginario, niño."
"¡No es imaginario!"
La Srita. Milcom tocó su mano suavemente. "Háblame del Sr. Ball."
Patrick le dió una patada especialmente fuerte a la punta de la mesa. "Le gustan las vacas. Del tipo con cuernos. Y me enseña juegos."
Mi pena ajena crecía de golpe a este punto. "Pat, ya en serio."
"¿Hace cuánto que conoces al Sr. Ball?."
"Desde siempre."
Le dirigió sus extraños y punzantes ojos a Phillip. "¿Tú también has visto al Sr. Ball?"
"Algunas veces." Dijo despreocupadamente. Vergüenza e ira se enrollaban en mi garganta. Quizá estuvieron hablando acerca de estos sinsentidos en la escuela y asustaron a algún maestro o algo por el estilo. Luego llamaron al SPI y pusieron el trabajo de mi madre en la cuerda floja, todo porque mis hermanos eran un par de babosos. "Pero no me agrada. Así que ya no lo veo."
Finalmente, la Srita. Milcom me miró. "¿Y tú?"
¿Estaba tratando de hacer sentir aceptados a los chicos? Eso era lo que siempre hacía mi mamá. Lo odiaba, y no se iba a detener ahora. "Estoy grandecita como para tener amigos imaginarios, señora."
Me sonrió.
Me preguntó unas cuantas cosas más. Todas eran vagas, a excepción de algunas - "¿Alguna vez te han hecho un examen de CI?", "¿Sabes algo de tus ancestros?" me sonaron raras.
En resumen, no estuvo ahí por mucho tiempo. Cuando terminó, la acompañé a su auto. No por descortesía, pero para asegurarme que de verdad se estaba yendo.
"Hablaré de esto con mi mamá." Dije educadamente "Si no hay problema."
Me dirigió una sonrisa triste. "Corazón, no está permitido que le digas a tu mamá."
Mirarla, estar cerca de ella, hacía que mi corazón se sintiera lento y enfermo de nuevo. "Pero -"
"Ésta es una investigación clasificada. Si le dices, tendremos que llevarte. Realmente no pensamos que haya hecho algo malo. Pero tenemos que asegurarnos. Y hasta entonces, esto tiene que ser un secreto."
El pánico floreció en mi pecho. "¿Y si los chicos le dicen?"
"No lo harán." Me dio una palmada en el hombro. "Adiós, nos vemos pronto."
Mantener el secreto debía haber sido difícil, pero no lo fue.
Es terrible, pero parte de mi se sintió feliz. Casi aliviada. Tenía once años. No estaba bien que yo fuese la principal cuidadora de mis hermanos. Quizá el SPI haría algo al respecto. Gritarle a mi mamá. Quizá hacerla contratar una niñera en ocasiones.
La Srita. Milcom vino varias veces ese verano, al menos dos veces a la semana, y siempre por las tardes cuando mamá salía a trabajar. Ese sentimiento lento y enfermizo nunca se fue del todo, pero trataba de ser cálida con ella. Era tan bonita, tan gentil, y a la vez tan maternal. Ella enfocaba su atención en los gemelos, pero estaba acostumbrada a esa dinámica. Cualquier otro contacto hubiese sido incómodo.
No le dije ni media palabra a mi madre. Tampoco lo hicieron Patrick o Phillip.
Vino por última vez un viernes a finales de Agosto. La escuela había empezado hacía ya un par de semanas. Los niños estaban malhumorados, y yo estaba harta de ellos. En el primer día de escuela hice muchos amigos. Me invitaban a tomar helado esa noche, pero claro, no podía ir.
Les dije que no teníamos auto. Cuando varios de ellos ofrecieron que sus mamás podían pasar por mi, tuve que admitir que hacía de niñera, y sería para siempre. Era la única cosa que mi mamá me dijo que nunca hiciera - "Me metería en problemas." me decía. Pero estaba cansada de ello. Estaba mal que hiciera eso, arrebatarme la vida para que tuviera una niñera gratis.
Y no era solo yo quien pensaba que esto estaba mal. SPI pensaba también que estaba mal.
Incluso la sonrisa de la Srita. Milcom no podía levantarme los ánimos. Me dio un abrazo, luego retrocedió y me dio su típica sonrisa. "¡Tengo algo muy emocionante que mostrarles!".
"¿Qué es?"
"¡Trae a tus hermanos y vengan a ver! ¡Está en la parte de atrás!"
Giré los ojos y entré a la casa. Phillip y Patrick estaban disculpándose, gritándose el uno al otro.
"¡Lo dijiste de mala gana Patrick!" gruñó Phillip.
"¡Lo dije justo como en el comercial Phillip!" le contestó "¡Así se supone que debes decirlo!"
"Chicos," suspiré, "Vengan afuera."
"¿Qué si no?" dijo Patrick retadoramente.
Algo pasó en su rostro. Oscuro y casi decolorado. Como si estuviésemos de nuevo en esa tormenta eléctrica. "No me importa."
"Bueno, a mi si. Si la haces enojar, nos llevará lejos de mamá. Así que levántate." Patee su silla. Phillip ya estaba de pie. Patrick lo siguió detrás, lanzando dagas por los ojos.
Fuimos afuera. Un millón de grillos cantaron, un musical, un ritmo punzante que hizo eco entre los árboles. La Srita. Milcom bailó de nuevo y gritó con entusiasmo. "¡Apúrense!"
Nos dirigió por toda propiedad, esquivando como una experta árboles aledaños y ramas caídas. Ramitas y raíces se rompían bajo nuestros pies mientras la noche caía. Parecía muy temprano para que estuviese tan oscuro, pero habían pasado ya dos meses desde el solsticio. Por supuesto que los días se sentían más cortos. Estábamos tan cerca del otoño como del invierno.
Nos guió hasta la línea de propiedad, cerca de la valla de alambre de púas que separaba nuestro patio del pastizal en el que pastaban los caballos del vecino. Nuestro pequeño cobertizo roto y oxidado se encontraba ahí. Bueno, no era nuestro cobertizo; era una antigua reliquia de los 1960's, algo que el antiguo dueño había dejado atrás.
"Se supone que no debemos entrar ahí." Dijo Phillip nerviosamente.
"Hay viudas negras ahí," Dijo Patrick, "mamá nos lo dijo."
La Srita. Milcom se rió. "¿Eso les dijo?" Se acercó y se dejó caer frente a él. "Bueno, pues está equivocada."
"No lo está, las vi el verano pasado."
"No hay viudas negras ahí dentro. Pero alguien está ahí." Su sonrisa parecía partirle la cara en dos, tratar de imitarla hace que me duelan las mejillas.
"¿Quién?" Dijo Patrick precavidamente.
Ella aplaudió. "¡El Sr. Ball!"
Patrick en seguida tomó varios pasos hacia atrás.
"No seas gallina." Ella se paró y entró al cobertizo. Para mi incredulidad, vi luz saliendo de la puerta medio rota y podrida, y también de entre la podredura seca. Verde frío y dorado lujoso.
Y había ruido. Forcé mis oídos. Tenue pero inconfundible: una triunfante procesión de cornetas, como si estuviera escuchando un desfile a lo lejos.
La Srita. Milcom abrió la puerta. Un poco de ésta se deshizo entre sus manos. Lo restante se abrió, colgando de una argolla oxidada.
Era una habitación.
Demasiado, demasiado grande para estar en el cobertizo, al menos diez veces mas grande que nuestra propia casa. Increíbles pisos de mármol y paredes distantes de una altura que se perdía de vista. Volteé la cabeza y vi algunas enredaderas de flores.
La Srita. Milcom les agitaba la mano desde adelante. "¡Vengan a mirar!"
Todos nos acercamos a la entrada, incluso Patrick, aunque se escondió detrás mío. Las cornetas eran más fuertes ahora, manteniéndose a tono con los ruidos de insectos que se escuchaban en la noche. El interior del cobertizo era hermoso. Verde, dorado, blanco y negro, todas las superficies eran suaves y brillantes, y había un jardín bajo techo que te quitaba el aliento.
"¿Qué es eso?" susurró Phillip.
"Es un lugar hermoso," Dijo la Srita. Milcom "¿Quieres venir a dar un vistazo?"
Justo frente a mis ojos, el cobertizo se oscureció. Después volvió la luz y la vida, como una mala proyección. Me froté los ojos nerviosamente. La Srita. Milcom lo notó, y frunció el ceño. De momento, me sentí mareada y cansada. Las cornetas y los insectos eran abrumadores y dolorosos, y sus ojos, aquellos cálidos ojos miel-anaranjados se veían casi desquiciantes.
"¿Qué pasa?" Preguntó con tranquilidad.
"E...e...stoy furiosa." dije desafiante.
Patrick y Phillip me miraron.
"¿Sobre qué?"
Me pesaba el pecho. Los miré, mis hermanitos, las personas más importantes en mi vida, mi responsabilidad.
Y mi dolor de cabeza, igual.
"Acerca de ellos," solté. Patrick decayó. "Y todas estas cosas, es estúpido. Todo es estúpido."
El mundo se hundió. Las cornetas tocaban más fuerte y el sonido de los bichos nocturnos se convirtió en un chillido febril y doloroso. El suelo rocoso, cubierto de hojas golpeó mi cabeza y el mundo se oscureció.
Me levanté en la mañana, cubierta de hormigas.
Salté sobre mis pies, chillando, y corrí al cobertizo. Oscuro, estrecho, con abundantes telarañas de algodón y los relucientes cuerpos negros de arañas. Chillando de nuevo y agitando salvajemente mi cabello, corrí hacia la casa.
Vacía.
Sin Patrick, sin Phillip, sin mamá.
Busqué por la casa seis veces, pidiéndole a Dios que estuviera loca, antes de llamar a la policía.
Para no hacer más largo el relato, mi madre y mis dos hermanos desaparecieron. La teoría oficial es que mamá se los llevó para comenzar una nueva vida juntos. Pendía de un hilo por abandono infantil, pero jamás la encontraron.
SPI, por supuesto, nunca recibió un solo reporte para mandar un oficial a visitarnos.
Me pusieron en una casa hogar. Fue muy feo, pero creo que a largos términos no acabé tan mal. Me gradué becada de la universidad, trabajando en una correccional. No soy guardia (disculpen mi lenguaje, pero al carajo con esa mierda). Soy terapeuta. Hago cosas buenas como dar tratamiento post-traumático, pero por culpa de la ley AB 109 también tengo que hacer cosas de mierda como darles clases de paternidad a asesinos de bebés.
Así es la vida. Al menos me pagan bien.
Eventualmente hice las paces con mi situación. Des-recordé todo y me hice la idea de que simplemente fue una manera imaginativa y grotesca de ver las cosas, que derivaba de mi abandono.
Pero hoy recibí una carta, y ahora no estoy tan segura.
Era un sobre sencillo con marcas de agua. Sin remitente. Giré los ojos en cuanto la vi. He estado recibiendo de éstas últimamente de vendedores de autos. La abrí.
Una Polaroid se resbaló y cayó al suelo.
Era una foto de mis hermanos. Patrick y Phillip, claro como el día: cabello en ondas y ojos disparejos: el izquierdo azul, el derecho café. Estaban parados en un cuarto con el piso blanco. Una figura estaba parada detrás de ellos, vestida entre sombras. Femenina, si tuviese que adivinar, usando una ridícula máscara de toro.
Sin hacer caso de las tibias lágrimas de mis ojos, saqué un pedazo de papel del sobre. Se movía salvajemente en mis temblorosas manos mientras leía cuatro palabras que hicieron retumbar la tierra:
Uno aún está vivo.
Solté un agudo llanto mientras mis rodillas se venían abajo.
Por supuesto que llamé a la policía. Se llevaron la carta y la foto. He estado en la estación de policía toda la noche, pero prácticamente solo me han dicho que me calle. "Probablemente sea una farsa," dijo el sargento, "pero nos aseguraremos de ello. "
No sé que creer. No sé que pensar. He estado en Google toda la noche y me crucé con unas cosas sobre trabajadores sociales fantasma. Oficiales del SPI que visitan casas y hacen cosas raras. Cuando los padres llamaban al departamento del SPI para quejarse, les decían que ningún oficial del SPI había sido enviado a su casa. El consenso general dicta que todo el asunto es una farsa.
Prefiero pensar lo mejor.
Thanks to u/Dopabeane for letting us translate this story.
submitted by J4yC1 to nosleepenespanol [link] [comments]


2016.05.15 17:54 lLionNKl ¿Qué es esto? ¿Cómo lo ocupo? ¡¿QUIÉN ERES?!

Hola, si nunca han ocupado Reddit les explico.
Es un foro, así de simple, gente postea links, temas, videos, etc... otras personas le responden. El punto es que al estar dentro de este subreddit de "El Goth", sólo hay que limitarse a postear cosas relacionadas con el canal de Youtube "Jaidefinichon Goth".
¿Cómo lo ocupo?
1° Si sólo quieres ver lo que publican, entonces haz click en los links que aparecen en el subreddit.
2° Si quieres comentar tienes que hacer una cuenta de reddit, es lamentable pero así es la vida.
3° Hay 2 tipos de cosas que puedes comentar:
¿Cómo se cual quiero?
¿Cómo hago para que no se vea feo?
No publiquen porno, no es la idea, o si lo hacen pongan un aviso como LINK CON PORNO
¡¿Quién eres?!
Un weon al que le gusta el goth y quiere que haya una comunidad más organizada, tener un lugar donde se junte todo el contenido del goi y eso.
Como todavía no hay gente que se motive a poner los videos que van saliendo y me da paja investigar como hacer un bot que publique sólo, pondré los videos que vayan saliendo a medida que los vaya viendo, así que hay días que quizás no se vea actividad y un día donde aparezcan muchos.
submitted by lLionNKl to ElGoth [link] [comments]


LO BUENO Y LO MALO DE ESTAR CASADA CON UN ESTADOUNIDENSE ... PROMO: Ventajas De Salir Con Un Feo Making Of: Ventajas de Salir Con un Feo ¿Saliendo con?  Skabeche  Mario Aguilar - YouTube Ventajas De Salir Con Un Feo - YouTube 10 Famosos que prueban que el físico no importa CAMBIAR UN BISEL A TIPO BATMAN!!! (INCREIBLE EL CAMBIO) un bisel dañado hace feo tu reloj. Pro SALI CON UN CHICO COREANO  STORYTIME - YouTube Enojado Con Un Fans De Yao Cabrera Salir con un Coreano 💑 lo que suponen vs la realidad ...

Mujer Guapa Con Hombre Feo ¿Por Qué Sucede? - Gerry ...

  1. LO BUENO Y LO MALO DE ESTAR CASADA CON UN ESTADOUNIDENSE ...
  2. PROMO: Ventajas De Salir Con Un Feo
  3. Making Of: Ventajas de Salir Con un Feo
  4. ¿Saliendo con? Skabeche Mario Aguilar - YouTube
  5. Ventajas De Salir Con Un Feo - YouTube
  6. 10 Famosos que prueban que el físico no importa
  7. CAMBIAR UN BISEL A TIPO BATMAN!!! (INCREIBLE EL CAMBIO) un bisel dañado hace feo tu reloj. Pro
  8. SALI CON UN CHICO COREANO STORYTIME - YouTube
  9. Enojado Con Un Fans De Yao Cabrera
  10. Salir con un Coreano 💑 lo que suponen vs la realidad ...

La bella y encantadora Kristen Bell inicio una relacion el pasado junio de 2013 con un tipo llamado Dax Shepard. Dax es comediante, escritor y director y juntos tienen una hija La pareja que ... ♡♡ºº Annyo shingus ºº♡ Pues porque ustedes lo pidieron, les traigo un #StoryTime de cuando estuve saliendo con un coreano!!… es mi experiencia personal, lo q... Ya que vas a estar de cuarentena. Entretente y saca algo productivo. Te doy una idea. Cambia el bisel y estrena reloj por 12€ #reloj #bisel #batman link de compra: https://ban.ggood.vip/Td4U ... Los feos no vemos videos de YouTube, ¡los subimos! ¡likea! https://www.facebook.com/enchufetv ¡stalkea! https://www.instagram.com/enchufetv/ Dr. Narcisa: Ant... ¿Que pasaría si sales con un carnicero?, o un maestro, o un peluquero, descubrelo aqui... SUSCRIBETE AQUI ES GRATIS aqui: http://bit.ly/2cRVOSr FACEBOOK:... Enojado Con Un Fans De Yao Cabrera ... esos tipo de gente que le chupa un huevo en todo, asi de la nada publicar mi numero whatsapp para putiame vos te lo tomas como un chiste pero feo que te diga ... 50+ videos Play all Mix - PROMO: Ventajas De Salir Con Un Feo YouTube; It Reminds Me of My Ex - Duration: 5:00. ... Un Tipo de Película - Duration: 4:49. enchufetv 26,911,059 views. 50+ videos Play all Mix - Making Of: Ventajas de Salir Con un Feo YouTube; Forknite Entre Padre e Hijo - Duration: 7:26. enchufetv 29,956,618 views. 7:26. Especial ... Link para acceder a la página EastMeetEast https://www.eastmeeteast.com/kcj Link para descargar la app en tu celular: https://go.onelink.me/gf9i/kcj La app #... somos una familia conformada por un estadounidense militar y una peruana con un perro bien peruano , hacemos vÍdeos de nuestras vidas y nuestras experiencias...